• Agricultura
  • Huertos

Algodón

En muchos países el algodón (Gossypium spp.) es una de las más importantes plantas productoras de fibra. El cultivo de algodón no sólo provee fibra para la industria textil, sino también juega un rol en las industrias aceiteras y de la alimentación debido a su semilla, la cual es rica en aceites (18 – 24%) y proteínas (20 – 40%). Un estimado de 350 millones de personas están involucradas en la producción del algodón ya sea en granjas, transportación, desgranadora, seguridad y  almacenaje. China consume 40% del algodón en bruto del mundo. Australia y Egipto producen el algodón de mejor calidad del mundo. Este representa una fuente de exportación de rédito para Burkina Faso, Benin, Uzbekistan, Mali, Tajikistan, Costa de Marfil , Kazakhstan, Egipto y Siria. Los productores más bajos de algodón del mundo son Australia, China, Brasil y Pakistán. Los Estados Unidos e Israel son dos de los productores más altos en costos del mundo. Los principales exportadores mundialmente son Estados Unidos Uzbekistan, Brasil y Australia. La demanda mundial se ha acrecentado desde los años 50s en una tasa de crecimiento anual del 2%.


En términos de producción mundial, el algodón es el principal cultivo de fibra. La producción actual mundial es de 25.5 millones de toneladas de semillas de 34.8 millones de ha. China, Estados Unidos e India son los principales países productores, que acumulan cerca del 60% de la producción mundial. Cerca del 53% de la producción del mundo es subsidiada. Los países productores que subsidian  a su industria doméstica incluyen a Estados Unidos, China, Grecia, España, Turquía, Brasil, México, Egipto e India.  El algodón se produce en más de 100 países que acumulan el 40% del mercado de la fibra. Este crece en diversos climas tales como tropical, subtropical y climas templados.

El desarrollo del cultivo es sensible a la temperatura. Las noches frescas y las temperaturas bajas durante el día crean crecimiento vegetativo con nuevas ramas con frutos. El cultivo es muy sensible a las heladas y se requiere un mínimo de 200 días libres de éste. El período de crecimiento total es de 150 a 180 días. Dependiendo de la temperatura y la variedad se requieren de 50 a 85 días desde la plantación hasta  la formación  de los primeros retoños, las flores se dan de los 25 a 30 días y de 50 a 60 días desde la apertura de estas hasta la madurez. El algodón es una planta de día corto, y existen variedades de día neutral. Sin embargo, el periodo de efecto del día es influenciado por la temperatura. La germinación es óptima en temperaturas de 18 a 30°C con una mínima de 14°C y una máxima de 40°C.

La germinación retrasada expone a las semillas a infecciones de hongos sobre la tierra.  Para que se dé un crecimiento vegetativo temprano la temperatura debe exceder de preferencia los 20°C hasta los 30°C. Para la formación correcta de los retoños y el florecimiento, la temperatura durante el día debe ser por encima de los 20°C y durante la noche con una máxima de 12°C, pero no debe exceder los 40 y 27°C respectivamente. Las temperaturas entre 27 y 32 °C son óptimas para las cápsulas de desarrollo y maduración pero la producción se reduce arriba de los 38 °C. Los fuertes y frescos vientos  afectan seriamente a las semillas jóvenes y durante la madurez se llevan la fibra de las cápsulas abiertas y causan suciedad de la fibra con polvo. La lluvia continua durante el florecimiento y la apertura de las cápsulas deteriora la polinización y reduce la calidad de la fibra. Las lluvias fuertes durante el florecimiento tira los brotes de flores y las cápsulas jóvenes.


El algodón crece en una amplia variedad de suelos, pero los que se recomiendan son suelos medios, fuertemente texturizados, profundos, bien drenados, barrosos fértiles, aluviales de laterita y chernozom con buenas características de retención de agua. Los subsuelos ácidos o densos limitan la penetración. El rango de pH del suelo es de  5.5 a 8, de 7 a 8 es considerado óptimo. El cultivo es tolerante a la salinidad del suelo. La propagación de la planta es a través de semilla.
La densidad de la planta varía entre 100,000 a 160,000 plantas/ ha bajo alta densidad y
Entre 14,000 a 37,000 plantas/ ha bajo baja densidad de población.

La adopción  del riego por goteo y del fertirriego en el algodón comprobó ser técnicamente posible y económicamente viable y benéfico en muchos países. El riego por goteo en diversas situaciones agro-ecológicas registraron un mayor crecimiento de la producción (15 a 30 %) además de ahorrar agua (30 a 45% ) y mejoras en la calidad de la borra cuando se comparó con el riego convencional por surcos y por los métodos de aspersión aérea y de riego de aspersión de pivote. En Adana, Turquía, bajo sus condiciones agro-climáticas de riego por goteo subterráneo el algodón creció en 11 ha, se registró una producción de semilla de 5.5 a 5.8 toneladas/ha (33% de mejora sobre  el riego por surcos) además de ahorrar agua en un 30%, energía en 20% mano de obra en 15% y 5% de químicos de protección a la planta.

Para las producciones a gran escala, los requerimientos de temporada de agua para el algodón fueron de 350 a 900 mm/ ha bajo un rango de condiciones climáticas y variación en el periodo de crecimiento (150 – 210 días) con un rango diario de evapotranspiración de 4 a 8 mm/ día. La programación de riego utilizada ya fuera por tasa diaria de crecimiento o medidas potenciales de agua de hoja a través de cámara de presión permitieron una tasa de crecimiento del uso del agua y de consumo de energía y de fertilizante. El algodón es un fuerte proveedor de nutrientes. El objetivo del programa de fertirriego es cubrir la diferencia entre la demanda del cultivo y su suministro. La habilidad del sistema de goteo es la aplicación de nutrientes por medio del fertirriego frecuentemente acorde al desarrollo de las etapas de desarrollo del cultivo que da provee al productor la habilidad para reaccionar a las necesidades de la planta de la manera más eficiente.

Otras prácticas recomendadas consisten en la programción de riego, protección al cultivo de enfermedades y pestes, manejo apropiado de la mala hierba, defoliación y operaciones programadas de cosecha y de post cosecha para minimizar las pérdidas en la producción.

 

Netafim líder en el conocimiento del algodón
El Sr. Arie Bosak (M.Sc. Agr.) funge como un agrónomo especializado en cultivos al campo, primeramente el algodón, en el departamento de marketing de Netafim desde 2005.


Academia & Investigación-  Arie Bosak está involucrado en el campo de los experimentos en soluciones avanzadas de riego del algodón, manejo básico de hierba, defoliación y operaciones programadas de cosecha y de post cosecha para minimizar las pérdidas en la producción. Antes de unirse a Netafim, Arie estuvo al servicio de la Asociación de cultivos de campo regional al sur de Israel, al cargo de aproximadamente 60 campos productores de algodón desde 1985. Arie ha estado inmerso en la investigación extensiva del campo, principalmente con el algodón y sus metodologías de  riego. Arie fue responsable del análisis económico de nuevas tecnologías para los campos y la optimización de la producción en colaboración con la Universidad Hebrea de Jerusalem en Israel.

Arie posee un maestría en ciencias de cultivo de campo y verdura, y una maestría en economía agrícola. Ambas en la facultad de agricultura en la Universidad Hebrea de Jerusalem en Israel ( se graduó en 1985). Ha actuado como docente en “Manejo de cultivos de riego e industriales” en la Universidad Hebrea de Jerusalem. Además que ha obtenido el premio  Sam Hamburg a favor del consejo del algodón de Israel del cual es miembro desde 1988.

Imprimir

Site by NGSoft.
Remember my preferences